Charlas Conmigo Misma: Siempre Igual

Esperanza Mena

Tiempo de lectura aprox: 1 minutos, 23 segundos

(Esperanza Mena) Un año más, por desgracia, tenemos que salir a la calle para homenajear a las mujeres muertas por la violencia de género.

Siempre lo mismo; parece ser que no podemos erradicar esta lacra social que cada día es peor. Precisamente la última fue el mismo día de la celebración.

Muchas velas y muchos lazos violetas ¿para qué? Creo que con eso cambiamos poco y, si no, a la vista está. No sé qué pasa en esta sociedad tan inteligente. Tantos adelantos y tanta tecnología y luego las mujeres siguen muriendo cada día más.

Ya sé que siempre a existido la mal llamada violencia de género; yo la llamaría machismo puro y duro; los hombres nunca entenderán que somos también personas, no esclavas, pero parece ser que en el fondo tienen miedo a reconocer que sin mujer no son nadie.
Con esto no quiero decir que todos los hombres son iguales, y que también hay violencia de mujeres a hombres; la maldad existe en un sexo y en el otro, pero si nos atenemos a las estadísticas, ganan las mujeres fallecidas y los niños. ¿Qué culpa tienen ellos de las desavenencias de sus padres? ¿Por qué tienen que pagar por algo a lo que son ajenos? Sigo sin entender nada de la condición humana, y me da dolor de corazón que, en este siglo de tantos adelantos, tengamos que seguir revindicando el derecho a ser libres.

¡¡MUJER, ERES MUJER!!

Yo no entiendo por qué el hombre
discrimina a la mujer
sin darse cuenta siquiera
que a una debe su ser.

La mujer es el pilar
más importante y profundo.
En su vientre se han gestado
los sabios de todo el mundo.

Su mano meció su cuna;
Y lo amamantó su pecho.
Y le enseñó que en la vida
hay que ser honrado y bueno.

La mujer siempre estará
por la noche en dormivela;
ella vigila su sueño
para que tranquilo duerma.

Ella es madre de una piea,
pero ante todo es mujer;
es una gran luchadora
y nadie lo quiere ver.

El hombre piensa que él
es el rey de la creación,
que la mujer solo existe
para su disposición.

¿Qué sería de este mundo
si no existiera mujer?
¿Quién le daría la vida?
¿y quién cuidaría de él.

Todo hombre nace niño
y necesita en su vida
esa madre protectora
que lo acaricia y le mima.

¡Hombre sabio y poderoso,
a ti te quiero pedir
un respeto a la mujer
porque te enseño a vivir!