Ciudad del paraíso, también llamada Málaga, también llamada Kiti Mánver

Ana María Jiménez Gómez, (Estudiante de Periodismo en la UMA) Quien dijo que el día de descanso es el domingo se equivocaba: es el lunes, o al menos en el Festival de Cine. La jornada más laxa hasta el momento ha estrenado los largometrajes Piola, de Luis Alejandro Pérez, y El inconveniente, de Bernabé Rico. En la Sección de Documentales ha destacado La mort de Guillem, cuyo director, Carles Marques – Marcet, repite carga protagonista en los cines del Festival por segundo día consecutivo.

Málaga, la ciudad paraíso del cine durante esta semana, reúne más personas frente a los photocalls repartidos por el centro que frente a una pantalla a pesar de haber rebajado la entrada a los múltiples eventos y proyecciones que oferta. ¿El calor? ¿Las reducciones de aforo? ¿La calidad de las obras? La incógnita queda abierta incluso a más interrogantes.

Kiti Mánver ha sido la taza de café del día. Sus paseos por la no alfombra roja del hotel Miramar junto Juana Acosta, coprotagonistas en El Inconveniente, han ido acompasados de referencias jocosas y las consecuentes risas de la prensa, único público del evento.

El cambio de escenario al Cervantes ha sido el punto final que ha levantado a más personas de sus asientos para vitorear a la actriz malagueña en la recogida de la Biznaga Ciudad del Paraíso. Tanto es así que, hasta Garfield, que odia los lunes, ha aplaudido.