El amor se muestra con hechos


El ser humano necesita de hechos y no de palabras que se lleven el viento.  Sentir que te miman, cuidan, respetan,  es fundamental para que la llama del amor siga latente. Además, es bueno  y recomendable, mostrar tu gratitud por ser un amor correspondido. ¿Por qué no hacerlo por San Valentín?, ¿por qué no regalar una experiencia? Hoy está al alcance de cualquiera en forma smartbox.com. Regalar una experiencia es regalar bellos recuerdos, es regalar una historia en pareja, es escribirla.

Cuando amas a alguien, necesitas de su calor, de sus caricias y también de vivir momentos únicos solos. Nada como disfrutar de las aguas de un balneario con la sola mirada de la persona a la que amas; viajar a un lugar desconocido por ambos, para descubrirlos juntos; mirar al horizonte y saber que tu amor ve lo mismo que tú o, una cena romántica a la luz de las velas. Vivencias que formaran parte del diario, solo escrito  en la memoria, de la pareja.

Según Fitzgibbons en “Doce hábitos para un matrimonio saludable”, en una pareja debe estar presente el perdón, la generosidad, el respeto, la responsabilidad, la confianza, la esperanza, la gratitud, la prudencia, la templanza, la justicia, la lealtad y la humildad. Añadiría que no solo para que sea saludable, que resulta una expresión un tanto frívola, sino para que el amor perdure en la pareja.

Confundir gratitud con amor no es descabellado, es más, la gratitud es una de los ingredientes necesarios como ya hemos comentado, anteriormente, para que el verdadero amor, el de una pareja que se quiere y se ama, fluya. Cuando realmente amas a una persona, sabrás perdonar cualquier error que haya cometido; querrás que le ocurra todo lo bueno que haya en este mundo; jamás faltarás a su persona ni ridiculizarás; no dudarás de nada de lo que te diga, su palabra bastará…

Dice el poema de Dulce María Loynaz: “Si mi quieres, quiéreme entera, no por zonas de luz o sombra… Si me quieres, quiéreme negra y blanca, y gris, verde y rubia, y morena…”. Así es el amor, amor sin complejos, sin condiciones. Puede sonar romántico, porque es romántico, puede sonar  incluso irreal, pero no es irreal. Un amor verdadero debe beber de ser correspondido sin condiciones, desde el respeto.

No dejes de decir te amo a quien amas, no dejes de demostrárselo día a día con tus acciones y muestra en ocasiones tu amor con un detalle, una flor, una cena, una noche bajo las estrellas, un poema…