El Ayuntamiento de Fuengirola impulsa un plan para adaptar todos los aparcamientos de discapacitados y las paradas de autobuses a la norma de accesibilidad


Las actuaciones permitirán dotar de todas las garantías de seguridad más de 230 estacionamientos y 41 apeaderos del transporte urbano

La localidad cuenta desde hace más de veinte años con entornos plenamente adaptados y, recientemente, ha recibido un reconocimiento por tener todas sus playas accesibles

(Prensa Ayto Fuengirola) El Ayuntamiento de Fuengirola ultima las gestiones para poner en marcha un plan que permita adaptar a la normativa actual en materia de accesibilidad tanto las plazas de aparcamientos de minusválidos como las paradas de autobuses urbanos que se distribuyen por toda la ciudad. Con esta tarea, que está en fase de adjudicación, se dotarán de todas las garantías a más de 230 estacionamientos y un total de 41 apeaderos.

La alcaldesa, Ana Mula, ha sido la encargada de presentar esta actuación. “De momento, en Fuengirola contamos con un alto porcentaje de plazas de aparcamientos para este colectivo que cumple con lo dispuesto en la nueva norma, aunque no son todos. Por ello, vamos a destinar hasta 296.908,15 euros para trabajar en la adaptación de las plazas que restan”, ha adelantado la mandataria local. Al mismo tiempo, ha resaltado que “la licitación de este proyecto contempla un máximo de tres meses en los que se evaluará y actualizarán todos estos estacionamientos, además de para adaptar todas las paradas del autobús urbano que sean posibles, al uso por parte de personas con algún tipo de discapacidad”.

En este sentido, la actuación prevé, entre otras medidas, crear las rampas de acceso entre la acera y la calzada en los estacionamientos para discapacitados donde ahora no existan, mejorar la señalización de los mismos,  y dotarlos del espacio suficiente para que, además del vehículo, los pasajeros puedan abrir las puertas y acceder a él con comodidad, entre otras incorporaciones.

En cuanto a los apeaderos de la red de autobús urbano, -siempre que la ubicación del mismo tenga las circunstancias urbanísticas suficientes, en materia de espacios, distancias con respecto de la calzada, de otros edificios y demás-, está previsto realizar las siguientes tareas: se incorporará un pavimento específico que ayuda a delimitar los entornos; En las paradas que no cuentan con marquesinas, siempre que las condiciones de la vía lo permitan, se instalará un asiento isquiático, que es uno individual homologado, para que los viajeros puedan esperar; Se incorporarán gráficos en alto relieve y solería en sistema braille que señale el apeadero, facilitando a los invidentes la identificación de este entorno.

El plan de adaptación de aparcamientos y apeaderos es solo un ejemplo más de la lista de iniciativas que, desde la administración local, se han puesto en marcha para favorecer la integración de todos los vecinos. Así, hace dos décadas comenzaron a crearse zonas de hamacas y playas adaptadas por todo el litoral, que, en la actualidad incluso cuenta con una zona de moragas adaptadas-motivo por el que la ciudad ha recibido recientemente la distinción de Banderas de Accesibilidad Universal-.

Hace años, desde Urbanismo se desarrolló un plan de adaptación de pasos de peatones a cota cero; se han instalado sistemas específicos para que las personas con problemas auditivos puedan mejorar la recepción de sonido en espacios como la Casa de la Cultura, el Salón Real o el Palacio de la Paz; todas las remodelaciones del viario público se adaptan a la normativa de accesibilidad en cuanto a acerado y número de aparcamientos adaptados, y recientemente, se ha contratado una auditoría externa para elaborar un listado de mejoras que conviertan a la ciudad en un destino plenamente accesible, entre otras actuaciones.

“Fuengirola es y debe ser una ciudad para todos, que sea cómoda para quienes residen aquí y para los que nos visitan y, por ello, debemos planificar todas las actuaciones posibles que redunden en una mejora de la calidad de vida y faciliten la integración de todo aquel que nos elige como ciudad, ya sea para vivir o como destino de vacaciones”, ha valorado la regidora para terminar.