‘La Vega de Mestanza’ insta a la Junta de Andalucía a reconsiderar la ubicación de la depuradora Guadalhorce Norte

Plataforma de afectados EDAR Guadalhorce Norte
  • Mari Carmen Mestanza: “La Vega de Mestanza se sitúa en el kilómetro cero del Corredor Biológico Mundial”


La portavoz de la Plataforma de afectados EDAR Guadalhorce Norte, insta a la Junta de Andalucía a que rectifique y reconsidere la postura de la construcción de la depuradora en la Vega de Mestanza, “situada en el kilómetro cero del Corredor Biológico Mundial”.


Revista Lugar de Encuentro se acerca hasta la Vega de Mestanza, una de los últimos enclaves naturales que perduran en Málaga capital. Aquí se movilizan para que no se construya en sus terrenos la nueva depuradora del Guadalhorce. La edificación acabaría con miles de árboles frutales y un entorno único.

Tras años de procedimientos, en 2017, el Gobierno del PSOE en Andalucía confirma la vega de Mestanza como alternativa para la depuradora. Y en 2019, la coalición PP-Ciudadanos retoma la ubicación consensuada años antes. A finales de julio de 2020 el BOJA confirma la noticia. Mari Carmen Mestanza, portavoz de la Plataforma de afectados por la futura EDAR Guadalhorce Norte, apunta a “como desde hacía tiempo se rumoreaba de esta ubicación. Nosotros ya presentamos escritos solicitando información años atrás, pero se nos denegó. Y el 29 de julio de 2020 aparece en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía que la depuradora se instala aquí”.

Mari Carmen Mestanza, portavoz Plataforma de afectados EDAR Guadalhorce Norte

La Vega dedica sus 73 hectáreas al cultivo de cítricos y produce un millón y medio de kilos al año con certificado ecológico que se exporta en su gran mayoría a Inglaterra, Alemania y Francia. Además pertenece al proyecto internacional Corredor Biológico Mundial. Mari Carmen declara que “contactamos con una asociación que pretende hacer un corredor a lo largo y ancho de todo el planeta. Con sitios verdes a proteger. Nuestra vega se sitúa en el kilómetro cero de este proyecto”.

La Junta se compromete a ejecutar una depuradora compacta que afecte al menor número de superficie posible. Y a no extraer lodos para evitar malos olores. Actualmente la administración autonómica licita por 131 millones de euros la redacción del proyecto y su ejecución la prevén para finales de 2024.

Juan Manuel Mancebo, persona muy sensibilizada con el medio ambiente y el movimiento asociativo nos sugirió crear una plataforma para visibilizar esta problemática”, recuerda la portavoz. “Los políticos de todos los partidos nos han visitado y coinciden en que es un desacierto. El PP añade que es un error que cometieron los socialistas pero que ellos lo continúan porque urge depurar las aguas. Y cambiar la depuradora de sitio llevaría dos años más además del pago de cuantiosas multas por la no depuración del agua”, explica Mari Carmen.

Juan Santos Mestanza, vecino de la Vega, manifiesta que “se quiere construir la depuradora en una zona inundable, que encarece el proyecto”. Apuesta por otros lugares como al lado de Mercamálaga, donde no hay árboles ni viviendas y que abarataría considerablemente el proyecto de ejecución en torno a 40 millones de euros. José Diaz Mestanza, afectado por la futura depuradora, explica lo que supondría su construcción, una isla de 4,5 de altura que hay que elevar en Mestanza, “lo que encarece el proyecto, a lo que hay que sumarle escolleras y una carretera de acceso”.


Recurso contencioso administrativo

La plataforma ha contratado a un abogado de Asturias, Marcelino Abraira, con experiencia en esta temática, que ha presentado un recurso contencioso administrativo solicitando medidas cautelares que denegaron. Pero el contencioso sí se ha admitido a trámite. Se está a la espera de lo que dictaminen los jueces.

La depuradora es necesaria porque el río tiene que llevar aguas depuradas pero la solución es elegir el mejor lugar. Se va a hacer una obra importante con dinero público que ha de ser bien empleado. Lo deseable es que sea en una ubicación con las mejores condiciones y sin deterioro medioambiental”, insiste la portavoz de la Plataforma.

La Vega de Mestanza es el pulmón y despensa de Málaga. Un legado que ha de perdurar. Con voluntad política y sentido común se pueden llevar a cabo los cambios necesarios. ¡Si ante el muro de Berlín que parecía insalvable, se pusieron los políticos de acuerdo!hay tiempo para rectificar y reconsiderar las posturas”, concluye Mari Carmen.