Importante bajada del IBI para familias que apuesten por las placas solares y para las empresas de gran tamaño que deseen implantarse

La propuesta recoge una reducción del recibo del impuesto de bienes inmuebles, del 50% el primer año y del 25% el segundo, para premiar el uso de energías renovables a nivel doméstico

También se rebaja el tributo casi un 30 por ciento a nuevas industrias

La sesión ordinaria de octubre ha recuperado el formato presencial tras muchos meses on line

(Prensa Ayto Alh Torre) El Pleno ordinario correspondiente al mes de octubre, que por fin ha recuperado el formato presencial tras muchos meses celebrándose telemáticamente a causa de la pandemia, ha aprobado una muy importante medida fiscal que comenzará a aplicarse en enero de 2022 y que beneficiará a numerosas familias y a empresas de nueva implantación. Por un lado, la propuesta recoge una reducción del Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI o contribución) durante dos años a quienes decidan implantar en sus domicilios placas fotovoltaicas para el aprovechamiento térmico o eléctrico de la energía proveniente del sol. Por otro, apuesta por una rebaja del 28% a aquellas industrias de gran tamaño que buscan radicarse en Alhaurín de la Torre.

La moción, defendida por el concejal de Economía y Hacienda, Abel Perea, ha contado con los votos favorables del Equipo de Gobierno, el PSOE y los dos ediles no adscritos, así como la abstención de Adelante Alhaurín de la Torre.

El texto que sale adelante de forma provisional, a la espera del periodo de alegaciones y de la publicación en el Boletín Oficial de la Provincia, contempla la modificación de uno de los artículos de la Ordenanza Fiscal Reguladora del IBI, a fin de establecer una bonificación del 50% durante el primer año, y del 25% en el segundo, a las familias que instalen esos sistemas. En ningún caso, la cantidad total bonificada para cada uno de los años en que se aplique este beneficio no podrá superar el 33 por 100 del coste total de la instalación.

Según los cálculos del Ayuntamiento, durante el año 2020 se concedieron 18 licencias para la instalación de placas fotovoltaicas, mientras que en el 2021, hasta la fecha se llevan tramitadas 33 licencias, que probablemente llegarán a 44 a final de año. Según el edil, la inmensa mayoría de ellas son habilitadas en viviendas unifamiliares ya construidas.

Tanto Perea como el propio alcalde, Joaquín Villanova, aseguran que el Consistorio ha querido ser sensible con esas familias, atendiendo a la tendencia al alza en el número de licencias solicitadas, particularmente en estos últimos meses, en los que el precio de la energía eléctrica se ha disparado brutalmente alcanzando máximos históricos. Igualmente, comienza a detectarse una mayor inclinación social por la cultura de las energías renovables, de ahí la importancia de estimular su progresiva popularización. Villanova calcula que podría haber en 2022 una mayor demanda de estos sistemas a fin de optar a dichos beneficios fiscales, hasta llegar a un numero aproximado de 60 licencias por año. Ello supondría dejar de ingresar por este concepto alrededor de 200.000 euros.

El regidor ha recordado que este Ayuntamiento ha tramitado en los últimos años varios expedientes para la modificación de las Ordenanzas fiscales reguladoras de los Impuestos y Tasas vigentes, teniendo en cuenta las consecuencias económicas derivadas de la pandemia provocada por el COVID-19, que ha afectado a los diferentes sectores económicos.

La segunda gran vertiente de esta modificación fiscal tendrá como destinatarios a las empresas, negocios e industrias que requieran de gran superficie y cuyo valor catastral máximo sea de 2,4 millones. Se prevé aplicarles una importante rebaja del IBI, en torno al 28 por ciento, que supondrá aminorar el tipo de gravamen del 0,90 por ciento al 0,65 por ciento. Se trata de actividades empresariales de uso comercial, ocio y hostelería, industrial, deportivo, oficinas o almacén-estacionamiento.

Y es que, según Perea, este acuerdo nace como fruto de continuas reuniones del alcalde con numerosas empresas que desean implantarse en Alhaurín de la Torre y uno de cuyas principales reticencias a la hora de hacerlo es precisamente consecuencia del actual gravamen.

Perea asegura que detrás de estas decisiones hay una ardua labor de estudio y análisis par poder alcanzar el equilibrio entre la menor presión fiscal posible para los contribuyentes y la óptima prestación de los servicios públicos municipales.

Pese a existir acuerdo casi unánime, la oposición ha expresado sus dudas acerca de haberse votado conjuntamente las dos medidas y ha añadido que las pymes también necesitan más atención, a lo que Villanova ha respondido que estas son medidas exclusivamente de tipo urbanístico y que las pequeñas empresas pagan IBI adaptado al valor catastral de una vivienda. El regidor asegura que en los últimos meses se ha trabajado en distintas iniciativas para bonificar al pequeño tejido comercial y que seguirá buscando otro tipo de soluciones.

Por otro lado, al inicio de la sesión, el alcalde ha aprovechado para imponer la medalla corporativa al concejal no adscrito Miguel Ángel Macías Montiel, que tomó posesión de su acta en abril, pero debido a la celebración de plenos telemáticos, aún no había podido recibir el distintivo oficial.

Por otro lado, al inicio de la sesión, el alcalde ha aprovechado para imponer la medalla corporativa al concejal no adscrito Miguel Ángel Macías Montiel, que tomó posesión de su acta en abril, pero debido a la celebración de plenos telemáticos, aún no había podido recibir el distintivo oficial.