La Policía Local busca a un joven huido sorprendido con más de un kilo de hachís en Alhaurín de la Torre


El cuerpo municipal tiene muy avanzadas las indagaciones para dar con el paradero y confía en su pronta detención

Los hechos ocurrieron en la tarde de Reyes en la plaza Cristóbal Benítez, en pleno Barrio Viejo

(Prensa Ayto Alh Torre) La Policía Local está buscando a un joven en paradero desconocido que había huido tras ser sorprendido por los agentes con más de un kilo de hachís. El cuerpo municipal tiene muy avanzadas las indagaciones y confía en la pronta detención del muchacho, tras investigar su rastro a través de cámaras de vigilancia, testigos oculares y comentarios en redes sociales.

Los hechos sucedieron el pasado día 5 de enero, tarde de Reyes, sobre las 20 horas, en la plaza de Cristóbal Benítez, muy cerca de la calle Salvador Rueda en pleno Barrio Viejo. Una patrulla policial, durante una de sus rutinas de vigilancia por la zona Centro, se encontró a un grupo de jóvenes que estaba consumiendo drogas. En ese momento, uno de los muchachos, alto y de complexión delgada, comenzó a comportarse de forma sospechosa y, de pronto, echó a correr por la calle Ramón y Cajal en dirección a calle Málaga. Rápidamente, la pareja fue a perseguirlo con sus motocicletas, pero al tratarse de una vía con escalones, uno de los vehículos sufrió daños y quedó inutilizado, por lo que el joven pudo darse a la fuga.

Durante su huida, pocos metros antes de la plaza de la Concepción -donde está la iglesia parroquial de San Sebastián-, los agentes le vieron arrojar al suelo una bolsa que portaba; la pareja se detuvo a recoger  dicha mochila, por lo que el joven pudo completar su fuga momentáneamente. La bolsa resultó contener 12 paquetes de hachís, que sumaba un peso total de 1.200 gramos, y una pequeña bombona de gas. Seguidamente, tras no poder dar con el paradero del huido, se dio aviso al resto de patrullas y comenzó la investigación para localizarlo.

El concejal de Seguridad Ciudadana, Pablo Montesinos, ha querido felicitar a los agentes de la Policía Local por su “gran celo profesional” y por una actuación impecable para prevenir el consumo y venta de drogas, “solo empañada por la inoportuna avería de la moto”. El edil asegura que la persecución tuvo gran dificultad y que los funcionarios se arriesgaron a tener un accidente “al atravesar una calle estrecha y empinada, con varios escalones”.