Fuengirola continúa la tramitación del reglamento que regirá el proceso para que mayores con escasos recursos compartan viviendas de titularidad municipal


Este plan tiene como finalidad poner a disposición de personas mayores viviendas de titularidad municipal para compartirlas con otros, es decir, se convertirían en compañeros de piso. Ya hay un piso habilitado para este fin

(Prensa Ayto Fuengirola) Muchas son las actividades e iniciativas que se desarrollan desde el Ayuntamiento de Fuengirola y que están enfocadas a los mayores de la ciudad. Porque lo que se pretende desde el equipo de gobierno es que estén activos en todo momento y formen parte del día a día del municipio. Pero también la labor social que se desarrolla desde el Consistorio con ellos es una parte esencial  y para avanzar en este aspecto el pleno del pasado mes de enero dio luz verde a un reglamento que permitirá que mayores con escasos recursos puedan compartir una vivienda de titularidad municipal.

El edil de Servicios Sociales, Francisco José Martín, ha recordado hoy que dicho reglamento, que permitirá controlar el proceso y los parámetros de acceso a estas viviendas, así como algunas normas de convivencia, sigue su cauce administrativo y se espera que esté aprobado en un breve plazo de tiempo. De hecho, el edil ha detallado que el Ayuntamiento dispone ya de una vivienda completamente habilitada para este fin.

“Es un programa pionero, porque en nuestro entorno no existe nada similar, que tiene su origen en una serie de citas que la alcaldesa, Ana Mula, y yo mantuvimos con personas mayores que tenían pensiones no contributivas y unos ingresos mínimos. Vivían de alquiler y les resultaba imposible afrontar todos los pagos. Por supuesto, les prestamos ayuda a través de Servicios Sociales, pero la alcaldesa pensó que debíamos ir más allá e inventarnos algo para darles acceso a una vivienda a este sector de la población que necesita de este recurso”, ha recordado el edil.

Así pues, la fórmula de Viviendas Compartidas se presenta, ante la necesidad de un alojamiento alternativo para estas personas, en una tendencia a adaptar el recurso a la necesidad y no al contrario. Las Viviendas Compartidas son alojamientos en los que un grupo de personas, preferentemente las incluidas en el colectivo de “mayores” o personas con discapacidad, que disfrutan de un grado aceptable de independencia personal, eligen vivir en régimen de autonomía, aunque bajo la tutela y/o asistencia técnica de una entidad pública, en este caso del Ayuntamiento.

En especial, los alojamientos compartidos están concebidos para aquellas personas mayores de 65 años de edad que lo precisen y cuyo perfil y características se reflejan en el reglamento, que ahora está en fase de publicación. Por norma general se dirigirán a personas que se encuentren en un estado físico y psíquico que no necesiten de apoyo externo, tengan dificultades para mantenerse en su vivienda por deterioro de la misma o problemas de convivencia, o que sean obligados a abandonarla o no dispongan de recursos económicos, familiares y/o sociales, etc.

Cada usuario contará con una habitación individual o en el caso de las parejas, podrán compartirla. Eso sí, tanto el salón, como los baños o la cocina serán considerados como zonas comunes, por lo que los “compañeros” deberán compartir esos espacios. Además el Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD) se encargará de las labores generales de limpieza de las viviendas.

“Este reglamento sigue su cauce administrativo y esperamos poder aprobarlo en breve y que definitivamente las personas interesadas puedan solicitarlo en próximas fechas”, ha explicado Martín destacando para concluir que “para nosotros es muy gratificante este tipo de proyectos y lo que intentamos con ellos es solucionar la vida de aquellas personas que en este caso necesitan un refuerzo económico para poder llevar una vida lo más normalizada posible”. Además, ha recordado que ya hay un piso acondicionado en la avenida de Mijas para este fin y que está a la espera de sus primeros inquilinos, una vez cumplimentado todo el proceso y baremado las solicitudes, tal y como se ha establecido. A este primer piso se unirán más.