Andalucía impulsa la colaboración familiar para atender a menores y adolescentes de centros de protección


La Consejería de Igualdad presenta en Málaga la campaña “Contigo hasta la luna” para difundir esta modalidad de convivencia por periodos determinados

(Prensa Junta Andalucía) La Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación ha presentado en Málaga “Contigo hasta la Luna”, una campaña con la que quiere difundir la importancia de las familias colaboradoras para atender y dar modelos de referencia a los y las menores y adolescentes que viven en los centros de protección de Andalucía. Este programa busca favorecer una convivencia familiar durante periodos determinados de tiempo, como fines de semana o periodos vacacionales, para aquellos niños y niñas con los que no es factible establecer una acogida. En esta campaña participan diversos artistas gráficos andaluces, que han reflejado en esos carteles la experiencia y testimonios de algunas de las familias colaboradoras participantes en este programa.

 

La delegada territorial de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación, María Dolores Fernández, ha acompañado en esta presentación a la directora general de Infancia, Antonia Rubio,  quien ha reiterado que, tal y como establece la nueva Ley de Infancia y Adolescencia, “la prioridad de nuestro departamento es que los niños y niñas de los centros de acogida puedan crecer con una familia, dado que es el mejor ámbito para que los menores encuentren la protección y el afecto necesario para su correcto desarrollo emocional y físico”. De hecho, ha recordado que la normativa, ya en vigor tras contar con el consenso de la mayoría de las formaciones políticas y la colaboración de las entidades que trabajan con la infancia, promueve que no haya menores de 13 años en los centros de protección, al tiempo que se fijan unos tiempos máximos que los menores podrán estar en los centros residenciales.

No obstante, en ocasiones, “y por diversas circunstancias, no es factible esa acogida, o bien se demora”, ha indicado Rubio. Así surge la figura de las familias colaboradoras, que se ofrecen a compartir durante periodos concretos de su vida con algunos de los 2.362 niños y niñas que están en los centros bajo tutela de la administración para que durante fines de semana y vacaciones puedan estar en un hogar con una familia colaboradora o bien pasar a un acogimiento familiar.

“Las ventajas para los menores y adolescentes son enormes, dado que este programa permite establecer vínculos emocionales sanos con los integrantes de las familias colaboradoras, y que conozcan el funcionamiento de dinámicas alternativas a las de su familia de origen, adquiriendo habilidades, actitudes y capacidades para desenvolverse en su vida diaria y cuando formen sus propios núcleos familiares”, ha detallado Rubio.  La mayoría de los menores acogidos en los centros de protección tienen más de 6 años, “por lo que es obligación de la administración hacer visible su realidad y motivar a la población a que participe de manera activa en su vida”, ha señalado.

Más de 200 familias colaboradoras en toda Andalucía

En este sentido, ha detallado que esta figura de familia colaboradora se lleva a cabo en aquellos casos en los que se prevé una institucionalización a medio o largo plazo o para aquellos menores con los que, sin haber descartado otras alternativas familiares, no sea posible iniciar una convivencia con carácter inmediato. En estos momentos, en Andalucía 207 familias colaboradoras que atienden a 225 menores, entre ellos 15 grupos de hermanos y 32 menores con alguna diversidad funcional. Y hay otras 34 familias declaradas aptas y a la espera de que les sea asignado un o una menor, siempre en función de las necesidades y la madurez de éste. En la provincia de Málaga hay un total de 366 niños y niñas en centros de acogida.

La directora general de Infancia ha matizado que estas convivencias no solo permiten a los niños y niñas realizar actividades alternativas a las del centro de protección en vacaciones o fines de semana, “sino que les sirve para ampliar su red de apoyo social, tan necesaria durante el periodo de la infancia y la adolescencia y decisiva al alcanzar la mayoría de edad y abandonar el centro de protección”.

‘Contigo hasta la Luna’ se suma a otras campañas similares con las que la Junta de Andalucía busca que todos los niños y niñas de los centros de protección puedan tener un contacto familiar durante su desarrollo y mejorar así su autoestima y construir vínculos emocionales sanos y seguros. La iniciativa se prolongará durante todo 2021 y contará con el apoyo de la asociación Crecer con Futuro mediante una subvención de la Consejería de Igualdad con cargo al 0,7% del IRPF.

Campaña en colaboración con artistas andaluces

En cada provincia donde se lleva a cabo el programa será un artista andaluz quien plasme en los carteles de la campaña la experiencia de las familias colaboradoras. En el caso de Málaga, la artista elegida ha sido la ilustradora María Corredera, que desarrolló sus estudios de diseño gráfico en Málaga y ahora realiza su carrera profesional para una revista infantil sobre ilustración de próxima publicación, a cargo de la editorial M1C y la Asociación de Ilustradores Profesionales de Andalucía. Corredera ha dado luz y color a la historia de Marta y Mª Carmen, una de las familias acogedoras que componen la asociación Crecer con Futuro.

Según declaró la propia María Corredera en este acto, “tuve muy claro desde el primer momento la finalidad del programa de familias colaboradoras:proporcionar una figura estable emocionalmente a su vida”. Para la artista “su papel no es sustituir a la familia o las personas de referencia preexistentes, sino sumarse como apoyo incondicional, alguien que la elige y no la va a abandonar».

Las familias interesadas en participar en el Programa “Contigo hasta la luna” cuentan con la web  www.crecerconfuturo.org/contigohastalaluna , que ofrece toda la información sobre el procedimiento y brinda la oportunidad de apuntarse a las próximas sesiones informativas sobre el programa de colaboración.