La jornada familiar ‘Mi pueblo sin basuraleza’ se salda con casi media tonelada de residuos retirados


La batida en Arroyo Blanquillo y Sierra Llana era organizada por la Concejalía de Medio Ambiebte, con el apoyo de la Asociación Ecoherencia, Corresponsales Juveniles y Protección Civil

Participaron 60 personas divididas en tres grupos durante la matinal de ayer 

(Prensa Ayto Alh Torre) La jornada familiar de recogida de residuos celebrada ayer entre Arroyo Blanquillo y Sierra Llana se saldó con la retirada de un total de 466 kilos de restos, entre envases, papel y cartón, vidrio y basura orgánica. La batida, organizada por la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento, con el apoyo de la Asociación Ecoherencia, de los Corresponsales Juveniles y de la Agrupación Local de Voluntarios de Protección Civil, reunió a alrededor de 60 personas, subdivididas en tres grupos, cada uno con su correspondiente monitor, y siempre equipadas con chalecos, guantes y utensilios, así como un kit básico de alimentos compuesto por frutas y líquidos.

El punto de encuentro previo al comienzo de la batida se localizó en la plaza del Ayuntamiento, donde los voluntarios fueron recibidos por el alcalde, Joaquín Villanova, y por la edil del Área, Jéssica Trujillo, acompañada además por el equipo técnico de su Concejalía, que inicialmente se unieron a la jornada, la cual transcurrió en un ambiente de máxima camaradería y compañerismo. Además de la recogida en sí, los asistentes recibieron un breve taller para la caracterización y clasificación de los residuos y el protocolo correcto de retirada.

Esta iniciativa se enmarca dentro del proyecto ‘Mi pueblo sin basuraleza’, una ambiciosa campaña  organizada por el Ayuntamiento con el objetivo de educar a los jóvenes y a las familias sobre la importancia de cuidar los espacios naturales. Como se recordará, esta iniciativa fue aprobada por unanimidad en el pasado Pleno de julio pasado y provenía de un plan, llamado ‘LIBERA’, cuya adhesión solicitó la ONG SEO/Birdlife en alianza con Ecoembes. El objetivo final es el de vincular a los ayuntamientos a luchar contra ese fenómeno, relativo a los residuos generados por el ser humano y abandonados en los entornos, generalmente dañinos o contaminantes para la flora y fauna del ecosistema.

Tanto el alcalde como Trujillo reivindicaron que esta experiencia pretende sensibilizar a la población “para que Alhaurín sea un lugar más limpio y cuidado por todos, y todo ello empieza evitando cualquier tipo de vertido y que este mensaje se extienda entre la familia y los amigos. Ambos anunciaron que se repetirán dichas jornadas por otras zonas del municipio. La elección del paraje del Arroyo Blanquillo se basa en su idónea ubicación y por ser una zona muy emblemática, cercana al casco urbano.

De la casi media tonelada retirada en grandes bolsas, el desglose fue el siguiente: 81 kilos de envases (latas, bricks y plásticos); 77 kilos de vidrio; 5 kilos de basura orgánica; 3 kilos de papel y cartón, y la friolera de 300 kilos de otros restos, residuos y basuras.