El BOE publica la distribución en Andalucía de 72,62 millones para los 25 Planes de Sostenibilidad Turística en Destino


Los criterios determinados por MINCOTUR para el reparto nacional de 615 millones fueron aprobados en Conferencia Sectorial

(Comunicación Subdelegación Gobierno España en Málaga) El Ministerio de Industria, Comercio y Turismo (Mincotur) ha publicado  hoy en el Boletín Oficial del Estado (BOE) Disposición 554 del BOE núm. 11 de 2022 la distribución de los 615 millones de euros de los fondos de recuperación Next Generation EU dedicados al programa de Planes de Sostenibilidad Turística en Destinos, entre los que se localizan los 25 que se desarrollarán en Andalucía con una inversión total de 72,62 millones de euros.

 

El delegado del Gobierno de España en Andalucía, Pedro Fernández, ha destacado “el compromiso del Estado con el motor económico que supone el sector turístico para Andalucía, la comunidad autónoma más beneficiada en el reparto de unos fondos que nos permitirán impulsar la riqueza de los destinos, hacerlos más competitivos respecto a otros mercados, afianzar la población al territorio y continuar respaldando a un sector gravemente afectado por la crisis económica provocada por la pandemia”.

En toda España los beneficiarios ascienden a 169 proyectos en las diferentes Comunidades Autónomas, de los que cuatro se localizan en la provincia de Málaga, la más beneficiada de Andalucía, con 16,83 millones de euros para los proyectos presentados por los ayuntamientos de Estepona, Marbella y Vélez-Málaga y uno más de la Mancomunidad Sierra de las Nieves. A ellas se suman los 8,79 M€ para la provincia de Almería, 8,78M€ para tres proyectos en la provincia sevillana; 8,76 M€ para la provincia de Cádiz, 8,75 M€ para Córdoba, 7,48 M€ para Jaén, 6,79 millones para Granada y, por último, 5,91 millones para la provincia onubense.

La presentación y selección de solicitudes, así como el reparto de los fondos entre Comunidades Autónomas, ha seguido el procedimiento establecido en la Estrategia de Sostenibilidad Turística en Destinos, aprobada por unanimidad en Conferencia Sectorial en julio pasado.

De los 169 proyectos seleccionados (entre un total de 506 solicitudes presentadas), 153 los gestionarán las entidades locales solicitantes, mientras que otros 16 corresponden a acciones de cohesión territorial que desarrollarán las Comunidades Autónomas, pero que impactarán asimismo en los destinos.

Los planes abarcan todo tipo de destinos, tanto de sol y playa, como urbanos y rurales. Sólo en los proyectos que gestionarán las entidades locales figuran 84 destinos rurales en los que se pretende que el desarrollo de la actividad turística dinamice la economía local, ejerciendo su capacidad tractora sobre otros sectores como el agroalimentario, y contribuyendo así a generar empleo y fijar población.

 

Objetivos generales

El programa de Planes de Sostenibilidad Turística en Destino persigue como objetivos generales apoyar a los destinos turísticos españoles, cualquiera que sea su escala y el tipo de demanda al que responda, en su proceso de transformación hacia hubs o polos de innovación turística capaces de integrar en su oferta la sostenibilidad medioambiental, socioeconómica y territorial, y de desarrollar estrategias de resiliencia frente a los nuevos retos del ecosistema turístico, desde el cambio climático, hasta la sobredemanda turística o las crisis sanitarias y de seguridad.

El segundo objetivo general es alcanzar, a través de los distintos instrumentos de intervención, una mayor cohesión territorial, no solo relacionando la oferta y los destinos de cada territorio, sino creando conexiones entre los destinos de distintas regiones.

Entre los resultados que se esperan de este programa está mejorar los destinos turísticos invirtiendo en la mejora de su competitividad para que puedan ejercer un efecto tractor sobre la demanda turística y un efecto dinamizador del sector turístico privado; incorporar de manera efectiva la sostenibilidad y la digitalización en la gestión de los recursos, infraestructuras y productos turísticos de los destinos; diversificar la oferta de destinos turísticos para contribuir a generar oportunidades de empleo y actividad, redistribuir la renta turística y favorecer la cohesión territorial y la desconcentración de la demanda, en particular en las zonas rurales. Así como, propiciar la desestacionalización y mejorar el capital natural del sistema turístico, garantizando su perennidad mediante la reducción de las emisiones, la mejora de la gestión de desechos y aguas, la protección, restauración y aprovechamiento turístico de los ecosistemas, la renaturalización de los mismos y la introducción de actuaciones de prevención o mitigación de los efectos del cambio climático.